Qué órgano afecta a los alcohólicos

Valoración

Ecuador pasó del segundo al noveno lugar en consumo de alcohol. Los ecuatorianos -según el nuevo informe de la Organización Mundial de la Salud- beben 7,2 litros per cápita al año. Aunque hay una disminución en el consumo, su consumo aún lo mantiene dentro del top 10 de países con más consumidores de este producto.

¿Cuánto afecta al organismo este consumo de alcohol? ¿Las repercusiones son a corto, mediano o largo plazo? El corazón, el estómago, el cerebro, el hígado, los riñones, la piel y los pulmones presentan secuelas a corto y largo plazo por los grados alcohólicos ingeridos, según investigaciones médicas.

Efectos sobre el sistema gastrointestinal

Puede afectar a cualquier tracto del aparato digestivo, tanto por consumo agudo como crónico, favoreciendo la aparición de enfermedades esofágicas (esofagitis, enfermedad por reflujo), gástricas (gastritis, sangrado gástrico), hígado (cirrosis hepática) y páncreas (pancreatitis aguda y crónica). El alto consumo se ha relacionado con el cáncer de estómago, laringe, esófago y páncreas.

Además, su consumo continuado provoca problemas de desnutrición, ya que aporta gran cantidad de calorías con muy poco valor nutricional (“calorías vacías”), impide la absorción de algunos minerales y vitaminas, y suprime el apetito.

depresión

¿POR QUÉ CONSUMES ALCOHOL?

Las razones para consumir alcohol son variadas dependiendo del propósito del consumo, pero la mayoría de las personas que consumen bebidas alcohólicas consideran hacerlo porque:

• Sentirse aceptado por un grupo.

Corazón

Las personas que abusan del alcohol aumentan el riesgo de tres afecciones cardíacas: fibrilación auricular, infarto de miocardio e insuficiencia cardíaca congestiva, según un nuevo estudio del Colegio Americano de Cardiología.

«Descubrimos que incluso si una persona no tiene factores de riesgo subyacentes, el abuso del alcohol aumenta el riesgo de estas afecciones cardíacas», dijo el investigador Gregory Marcus de la Universidad de California en San Francisco.

Secreción de ácido gástrico

Según estudios científicos, las bebidas alcohólicas con bajo contenido de alcohol (por ejemplo, cerveza y vino) aumentan significativamente la secreción de ácido gástrico y la liberación de gastrina, la hormona que induce la secreción de ácido . Además, esta sustancia relaja el esfínter esofágico inferior, lo que favorece la aparición de reflujo y acidez estomacal.

Por otro lado, los alcohólicos son más propensos a consumir alimentos poco saludables o alimentos que provocan acidez estomacal, saltarse comidas de manera desordenada o comer cantidades copiosas más tarde. Todo esto hace que la acidez estomacal y los síntomas resultantes empeoren.

Deja un comentario