Desintoxicación Alcoholismo

La Desintoxicación del alcoholismo.

El alcohol es una sustancia que tiene un fuerte efecto en el organismo. Es un depresor del sistema nervioso que afecta a la capacidad de autocontrol. Por este motivo suele confundirse con estimulante. Inhibe progresivamente las funciones cerebrales, produciendo euforia y deshinibición.

El principal componente es el etanol. Según el proceso de elaboración de cada bebida alcohólica, la concentración de etanol es diferente. Esta concentración se mide a través de la graduación y refleja el volumen de alcohol puro que contiene. De esta forma, una bebida de 10º contiene un 10% de alcohol puro.

Desintoxicación alcoholismo

Efectos del Alcohol en el organismo:

Efectos alcohol en cerebro:

El alcohol afecta el funcionamiento del cerebro e influye en su apariencia y funcionamiento. Es decir, puede modificar el estado de ánimo y el comportamiento. Y por tanto, provoca que sea más difícil moverse y pensar con claridad.

Efectos alcohol en el corazón:

Beber de forma continuada puede perjudicar al corazón y producir arritmias, cardiomiopatías, alta presión en la sangre…

Efectos alcohol en el hígado:

Beber alcohol en exceso puede provocar inflamaciones hepáticas, hepatitis, cirrosis, fibrosis o hígado graso.

Efectos del alcohol en el páncreas:

El alcohol produce sustancias tóxicas que pueden provocar pancreatitis. Es decir, la inflamación de los vasos sanguíneos del páncreas.

Alcoholismo y cáncer:

Apoyado en estudios científicos e investigaciones, hay una fuerte convicción entre la comunidad médica y científica que existen varios tipos de cáncer asociados o provocados por el consumo de alcohol:

Cáncer de cabeza y cuello: El consumo de alcohol es un factor de riesgo importante para el desarrollo de este tipo de cáncer. Las personas que consumen alcohol tienen dos o tres veces mayor probabilidad de desarrollar este cáncer que las personas que no lo consumen.

Cáncer de esófago: En particular, el cáncer de células escamosas de esófago.

De hígado: El consumo de alcohol es un factor de riesgo y causa principal del cáncer de hígado.

Cáncer de mama: Más de 100 estudios epidemiológicos han encontrado mayor riesgo de cáncer de seno asociado con mayor consumo de alcohol. Las mujeres que bebían más de 45 mg de alcohol diario tenían 1,5 más posibilidades de contraer cáncer de mam que las que no consumían alcohol.

Cáncer colorrectal: El consumo de alcohol se asocia con un riesgo ligeramente mayor de cáncer de colon y recto. (riesgo 1,5 veces mayor en consumidores de alcohol)

Efectos alcohol en sistema inmune.

El abuso del alcohol puede debilitar el sistema inmunológico. De esta forma, el cuerpo es más débil y propenso a adquirir todo tipo de enfermedades.

Formas de desintoxicación del alcoholismo.

Por una parte está la desintoxicación de la sustancia del cuerpo. Es decir, la desintoxicación física o tiempo que tarda el organismo en eliminar todo resto de alcohol en sangre. Este proceso es relativamente rápido. Aunque depende de la cantidad y tipo de bebida consumida, en 24 horas puede haber eliminado todo el alcohol de la sangre.

El problema es la adicción al alcohol o alcoholismo. El proceso para deshabituar al cuerpo del consumo del alcohol es más largo y complicado. Según el grado de adicción, se podrá seguir un tratamiento más conservador, en régimen ambulatorio, o un tratamiento residencial, que incluye en internamiento en alguno de los centros de desintoxicación.

Lo más acertado es recurrir a profesionales expertos en adicciones. Para una primera cita se puede hacer a través del sistema de salud público de la seguridad social, acudiendo a una UCA. O bien, acudir a consulta privada con algún experto o equipo especializado en adicciones. Tras este primer paso, los profesionales evaluarán el caso, y propondrán el mejor tratamiento, que puede ser ambulatorio o residencial.

En los casos más graves de alcoholismo, la mejor opción es ingresar en un centro de tratamiento de adicciones.

En esta página te informamos de los mejores centros de desintoxicación de alcoholismo de tu provincia:

Tratamientos farmacológicos

Respecto a los posibles tratamientos farmacológicos, incluimos a continuación los que propone el NIDA. El NIDA es el Instituto Nacional sobre Abuso de Drogas, en Estados Unidos. Y su propuesta es una guía basada en las investigaciones.

Naltrexona: La naltrexona bloquea los receptores de los opioides que participan en los efectos gratificantes del consumo de alcohol y la compulsión de beber. Reduce las recaídas al consumo de alcohol en exceso, definido como cuatro o más tragos al día para las mujeres y cinco o más para los hombres. La naltrexona reduce el riesgo de recaídas en un 36% aproximadamente durante los tres primeros meses, pero es menos eficaz para ayudar a los pacientes a mantener la abstinencia.

Acamprosato: El acamprosato (Campral®) actúa sobre los sistemas de ácido gamma-aminobutírico (GABA) y de glutamato de los neurotransmisores y se cree que reduce los síntomas de la abstinencia prolongada, tales como el insomnio, la ansiedad, la intranquilidad y la disforia. Se ha comprobado que el acamprosato ayuda a los bebedores dependientes a mantener la abstinencia durante varias semanas o meses y que puede ser más eficaz en pacientes con dependencia severa.

Disulfiram: El disulfiram (Antabuse®) interfiere con la degradación del alcohol, lo que resulta en la acumulación de acetaldehído que, a su vez, produce una reacción muy desagradable con rubor, náuseas y palpitaciones si el paciente consume alcohol. La utilidad y eficacia del disulfiram se consideran limitadas debido a que el cumplimiento suele ser deficiente. No obstante, entre los pacientes sumamente motivados, el disulfiram puede ser eficaz y algunos pacientes lo usan de forma esporádica para situaciones de alto riesgo, tales como ocasiones sociales donde el alcohol está presente. También es más eficaz cuando se monitorea su administración, como sucede en una clínica o cuando lo hace el cónyuge.

Referencia: NIDA

Tratamientos farmacológicos combinados con un tratamiento conductual

Si bien se ha demostrado que hay varias terapias de la conducta que son eficaces en el tratamiento de la adicción al alcohol, no parece que exista un efecto agregado entre las terapias conductuales y la farmacoterapia. Los estudios han revelado que obtener ayuda es uno de los factores más importantes para tratar la adicción al alcohol, en comparación con la obtención de un tipo particular de tratamiento.

Referencia: https://www.drugabuse.gov/es/publicaciones/principios-de-tratamientos-para-la-drogadiccion/enfoques-con-base-cientifica-para-los-tratamientos-de-la-drog-9

Alcoholismo y predisposición genética

Con el desarrollo de las técnicas de estudio del ADN, se ha relacionado la existencia de secuencias concretas o SNP que demuestran una tendencia genética a desarrollar alcoholismo determinada por el propio genoma. SNP: cambios de sola una base nitrogenada presente en una parte pequeña, aunque representativa, de la población.

Esta tendencia podría tener su base molecular en el distinto estado de metilación de algunas islas CpG, y puede ser estudiado mediante un análisis de SNPs.

La influencia genética está indicada por estudios que demuestran que hay un riesgo del 25 al 50% de desarrollar alcoholismo en hijos y hermanos de hombres alcohólicos. Una posible base bioquímica es una diferencia metabólica tal, que aquellos propensos al alcoholismo tienen niveles más altos de acetaldehído que da efectos placenteros, o aquellos que no son propensos al alcoholismo tienen niveles más altos de un metabolito dando efectos desagradables.

Hay diferencias genéticas entre grupos raciales, como por ejemplo en las personas asiáticas se observa la carencia de la enzima aldehído deshidrogenasa en su isoforma mitocondrial en un 50% de la población, provocando una mayor sensibilidad al alcohol.

Síntomas del Alcoholismo

Según la cantidad de síntomas que se muestran, el grado de alcoholismo puede ser leve, moderado o grave. Los síntomas que pueden aparecer en una persona que abusa del alcohol son:

  • Incapacidad para controlar la cantidad de alcohol que consumes.
  • Pérdida de tiempo en los periodos de consumo de alcohol y de recuperación posterior.
  • Deseo o intentos fallidos de reducir la cantidad de alcohol consumida.
  • Fuerte necesidad y deseo de beber alcohol.
  • Incumplimiento de obligaciones en el trabajo, la escuela o el hogar debido al consumo de alcohol.
  • Abandono de actividades sociales o laborales.
  • Consumo continuo de alcohol incluso cuando sabiendo que causa problemas físicos, sociales, familiares…
  • Consumo de alcohol en situaciones donde no es seguro (conducir, nadar…)
  • Desarrollo de tolerancia al alcohol: necesidad de más cantidad para sentir su efecto.
  • Síntomas de abstinencia, como náuseas, sudoración y temblores, cuando no bebes, o beber para evitar estos síntomas

La intoxicación por alcohol se genera a medida que aumenta la cantidad de alcohol en el torrente sanguíneo. Mayor la concentración de alcohol en sangre, mayor el deterioro en tu organismo. La intoxicación por alcohol causa problemas de conducta y cambios mentales. Estos pueden incluir comportamiento inadecuado, estados de ánimo inestables, alteración de la capacidad de juicio, dificultad para hablar, problemas de atención o memoria y mala coordinación. También puedes tener períodos denominados “apagones”, donde no recuerdas los hechos. Los niveles muy altos de alcohol en sangre pueden provocar un coma o incluso la muerte.

La abstinencia al alcohol puede suceder cuando el consumo de alcohol ha sido intenso y prolongado y luego se suspende o reduce considerablemente. Puede suceder en el plazo de varias horas o hasta cuatro o cinco días después. Los signos y síntomas consisten en sudoración, aceleración de los latidos del corazón, temblores en las manos, problemas para dormir, náuseas y vómitos, alucinaciones, inquietud y nerviosismo, ansiedad y, a veces, convulsiones. Los síntomas pueden ser lo suficientemente graves como para afectar tu desempeño en el trabajo o en situaciones sociales.